Educación Ambiental en el Ecuador

Por: José Sánchez

La cuestión ambiental y la educación en la Constitución Ecuatoriana

IV

La política educativa del Ecuador se define como un derecho de las personas a lo largo de su vida y, un deber ineludible e inexcusable del Estado. Es decir, no acepta la posibilidad de excluir a un ciudadano o grupo de ellos de educarse, para lo cual impone este deber al estado, el cual no puede eximirse de su cumplimiento bajo ningún motivo o causa. Esto va más allá de lo que se estipula en otras políticas educativas en Latinoamérica.

EduAmbien.Ecuador IV.1

Foto: UNICEF Ecuador/2003/Corral

Estas políticas están establecidas en el Título II, Capítulo Primero, Sección Quinta de la Constitución del estado. También expresa, explícitamente, que la Educación es un área prioritaria de las políticas públicas y de la inversión.

Nuevamente tenemos que reconocer que este mandato constitucional supera algunas políticas educativas de Latinoamérica, ya que no solo reconoce la prioridad de la educación, como declaración, sino que le atribuye una prioridad en la inversión pública, con el fin de cumplir tan amplios objetivos, como es una educación para todos y bien implementada; garantía de la igualdad e inclusión social y condición indispensable para el buen vivir[1].

EduAmbien.Ecuador IV.2

Foto:www.explored.com.ec

En el artículo N° 27 podemos ver que la Educación responde a un enfoque humanista del desarrollo que, además, lo considera holístico; para luego relacionarla con el respeto a los derechos humanos y al medio ambiente. Aquí se muestra una nueva relación estrecha entre la educación y el ambiente, ya que indica que la educación es necesaria para el conocimiento y ejercicio de los derechos y, por ende, del desarrollo nacional.

EduAmbien.Ecuador IV.3

Casita rodante del Buen Vivir; del proyecto de Educación Ambiental Ciudadana del Ministerio del Ambiente

La aplicación de los principios y políticas de la educación ambiental están regidos por el Plan Nacional de Educación Ambiental para la Educación Básica y el Bachillerato[2]. Este plan es conducido por los ministerios de Ambiente y de Educación y Cultura, son participación interinstitucional de los Ministerios de Turismo, Defensa, y Salud Pública.

 1] Artículo N° 26 de la Constitución del Ecuador.

[2] Plan Nacional de Educación ambiental http://www.oei.es/decada/PlanEducacion.pdf

 

La Educación Ambiental en el Ecuador

Por: José Sánchez

III

La Cuestión Ambiental en la Constitución Ecuatoriana

La política educativa y ambiental del Ecuador, como ya se dijo antes, tiene un paradigma de origen andino ancestral que ahora, al analizarla en sus detalles, encontramos nuevos conceptos e ideas, que son realmente revolucionarias, desde el punto de vista de las políticas nacionales educativa y ambiental.

 El Título II Capítulo Segundo de la Constitución del estado ecuatoriano, referido a los derechos del Buen Vivir- Sumac Kawsay, se refiere explícitamente al derecho al agua y la alimentación (Sección primera) y al ambiente sano (Sección segunda).

José Sánchez 2

Ritual de Agradecimiento a la Pachamama por los frutos. Tabacundo, Ecuador. Foto: José Sánchez Narvaez

Al mencionar el derecho al agua, como primer artículo del buen vivir, pone de manifiesto la voluntad política de reconocer al agua como elemento fundamental del Buen Vivir y, por lo tanto, de la existencia humana. Es así como se dice que: “El derecho humano al agua es fundamental e irrenunciable. El agua constituye patrimonio nacional estratégico de uso público, inalienable, imprescriptible, inembargable y esencial para la vida

 Las características del derecho al agua que se mencionan en este artículo, constituyen una novedad, no solo por catalogarlo de derecho fundamental sino irrenunciable y por ser un patrimonio estratégico. En otras palabras, la población ecuatoriana tiene un derecho inalienable a disponer del agua sin restricciones de disponibilidad ni de calidad.

Niños del Agua. Foto: ITACAB

Niños del agua. Foto: José Sánchez Narvaez

En este articulado también se menciona el derecho del individuo y las diversas colectividades al acceso seguro y permanente a alimentos sanos, suficientes y nutritivos. Lo destacable en este caso, es la preferencia por la producción local de los alimentos que, además, debe estar en correspondencia con sus diversas identidades y tradiciones culturales, redondeando la idea final del Estado ecuatoriano, que promueve la soberanía alimentaria de su población. Concepto que estados “desarrollos” occidentales se niegan a reconocer.

Cuando se trata del ambiente, la constitución ecuatoriana reconoce el derecho de la población a vivir en un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, que garantice la sostenibilidad.

José Sánchez 3

Tomado de: AECID Ecuador.

Nuevamente encontramos conceptos correlacionados como el equilibrio entre la naturaleza y el hombre, la garantía de un ambiente sano o mejor dicho libre de los actuales problemas ambientales mundiales como la contaminación y la erosión de los recursos y el paisaje, por un supuesto “progreso” que; en su conjunto, redundan en el paradigma de la sostenibilidad de nuestras intervenciones para, así, hacer sostenible nuestra permanencia duradera en el planeta.

La Educación Ambiental en el Perú

Por: Carlos Mora

 II

 La Cuestión Ambiental en la Constitución Peruana

 

El reto más importante que debe enfrentar la humanidad hoy es el de transformarse en garante de la vida. Pasar de organizar sus espacios de vida considerando como propósito exclusivo la búsqueda del goce al que asegure la continuidad de los sistemas que sostienen la vida

La cuestión ambiental en la constitución peruana. 4

Habiéndose hecho cada vez más evidente, en las últimas décadas, que la acción humana había tomado formas destructivas del entorno, se ha comprometido a los Estados para impulsar políticas que enfrenten los daños ambientales provocados y promuevan la emergencia de una ciudadanía responsable frente al entorno.

El Estado Peruano es de aquellos que han asumido este compromiso, como lo muestra su Constitución de 1993, que en el Capítulo II, Del ambiente y los recursos humanos, Artículos 67, Política Ambiental, y 68, Conservación de la diversidad biológica y áreas naturales protegidas, establecen:

“El Estado determina la política nacional del ambiente. Promueve el uso sostenible de sus recursos naturales”.

“El Estado está obligado a promover la conservación de la diversidad biológica y de las áreas naturales protegidas”.

La cuestión ambiental en la constitución peruana. 5

Según las normas constitucionales citadas, el Estado Peruano está comprometido con el desarrollo de acciones dirigidas a construir un espacio en el que la diversidad de las formas de vida que este alberga no se pierda, pues, esta ha de permitirle a los hombre, que en el habitan, vivir de manera digna, considerando que la preservación la diversidad es la que ofrece condiciones propicias para la vida humana.

Así pues, puesto que la vida propicia la vida, se hace necesaria la protección especial de aquellos entornos en los que se tiene constatado el enriquecimiento constante de la vida, pues la diversidad que alberga es la posibilidad de sostener en el tiempo la presencia de formas de vida diferentes, que como se tiene dicho es la condición más propicia para que el ser humano pueda vivir bien, esto es de lo que se trata  en el Articulo 69 de la Constitución de 1993, Desarrollo de la Amazonía, que dice:

“El Estado promueve el desarrollo sostenible de la Amazonía con una legislación adecuada”.

La cuestión ambiental en la constitución peruana. 6

Ahora bien, En la Constitución Peruana se prevé que en el desarrollo de la institucionalidad del Estado se contemplen instancias que aseguren el cumplimiento de las obligaciones contraídas, habiendo acertado con la creación de la “Defensoría del Pueblo”, Capítulo XI, Artículo 161, a la que corresponde:

defender los derechos constitucionales y fundamentales de la persona y de la comunidad; y supervisar el cumplimiento de los deberes de la administración estatal y la prestación de los servicios públicos a la ciudadanía”.

La cuestión ambiental en la constitución peruana. 7

Ha sido la Defensoría del Pueblo fundamental, en los últimos años, para avanzar en el cumplimiento de las obligaciones del Estado previstas sobre el tema ambiental. En vista de ello, queremos terminar esta pequeña entrega reconociéndola.

La Educación Ambiental en el Ecuador

Por: José Sánchez

II

La cuestión ambiental en la Constitución Ecuatoriana 

La política educativa y ambiental del Ecuador tiene un paradigma de origen andino ancestral, que la Constitución Ecuatoriana reconoce como el “Derecho al buen vivir”. Esto está consagrado el Título II, Capitulo Segundo de la Carta Magna del Estado.

Cuestión ambiental en el Ecuador i

La puesta en marcha de esta política nacional se ejecuta a través del Plan Nacional del Buen Vivir[1]. En su versión 2013-2017, constituye un instrumento del Gobierno Nacional para articular las políticas públicas con la gestión y la inversión pública.

 La concepción original del Buen Vivir o Sumak Kawsay[2] es de origen ancestral andino y, ha tenido una importante influencia en la redacción de las constituciones de Ecuador (2008) y Bolivia (2009).

Cuestión ambiental en el Ecuador ii

La Constitución Ecuatoriana tiene un articulado dedicado exclusivamente al Régimen del Buen Vivir, en el que se incluye un Capítulo sobre la inclusión y la equidad, y luego trata de la Educación; a ésta se le reconoce la finalidad de desarrollar capacidades y potencialidades, con visión intercultural, diversidad y respeto a los derechos de todos; donde especifica que: “El Buen Vivir requerirá que las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades gocen efectivamente de sus derechos, y ejerzan responsabilidades en el marco de la interculturalidad, del respeto a sus diversidades, y de la convivencia armónica con la naturaleza“.

Es decir, El Capítulo VII: Régimen del Buen Vivir, consagra estos derechos; colocando a la Educación en el Capítulo 1°, Sección primera, reconociendo así la relación directa entre los derechos ambientales y la educación. Ahí se encuentra un articulado dedicado exclusivamente al Régimen del Buen Vivir, en el que se incluye un Capítulo sobre la Inclusión y la equidad y, otro sobre Biodiversidad y Recursos Naturales.

Cuestión ambiental en el Ecuador iii

En esta forma se aprecia un especial énfasis de las políticas nacionales en promover un régimen de vida acorde a las características propias de un país andino, con cultura ancestral, a la que se reconoce sus derechos a vivir en armonía con su medio y, a que se reconozca y respete sus derechos sobre la biodiversidad, sus recursos naturales y a su propia existencia en estrecha relación de igualdad con la madre tierra o Pachamama.

Notas

[1] Plan Nacional del Buen Vivir: http://www.forosecuador.ec/forum/ecuador/pol%C3%ADtica/1833-descargar-plan-nacional-del-buen-vivir-2013-2017-en-pdf

[2] Sumak Kawsay, principio vital de las culturas quechuas y aimaras de los países andinos, traducida al castellano como Buen Vivir.

LA EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL PERÚ

Por: Carlos Mora

 I

 La Cuestión Ambiental en la Constitución Peruana

 

La Constitución Política del Perú, promulgado en 1993, reconoce el derecho de la persona, “A la paz, a la tranquilidad, al disfrute del tiempo libre y al descanso, así como a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de su vida”. (Artículo 2, Inciso 22)

La cuestión ambiental en la constitución peruana .1

Merced al artículo citado, los peruanos están en posibilidad de exigir que se empleen todos los recursos con los que cuente el Estado a fin de garantizarle un entorno diseñado para propiciar una vida humana digna sin alterar los sistemas que sostienen la vida de modos que la pongan en peligro. 

Este mandato constitucional abre un horizonte en el que el Artículo 1, “la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado” refuerza un sentido antropocéntrico occidental.

La cuestión ambiental en la constitución peruana. 2

El mismo Artículo 1, colocado en el horizonte de la Constitución de 1979, en una fórmula similar al del Artículo 2, inciso 22, como es el Artículo 123, Capítulo II, Recursos Naturales, empieza a desplazar el antropocentrismo occidental moderno, sin superarlo plenamente, pero era un paso hacia adelante, respecto al cual, la constitución del 1993 son dos atrás.

El Artículo 123, de la constitución de 1979, dice :

- “Derecho a habitar en un ambiente saludable

- “ecológicamente equilibrado

- “y adecuado para el desarrollo de la vida”

- “y la preservación del paisaje y la naturaleza”.

- “Todos tienen el deber de conservar dicho ambiente”

- “Es obligación del Estado prevenir y controlar la contaminación ambiental”.

.

La cuestión ambiental en la constitución peruana. 3

El derecho de los peruanos a un “ambiente saludable” es paralelo a la obligación que tienen de la “preservación del paisaje y la naturaleza”, de “conservar” el ambiente y a la obligación del Estado de “prevenir y controlar la contaminación ambiental”.

El avance en el tema ambiental, en la constitución de 1993, podemos encontrarlos en el Título III, del Régimen Económico, Capítulo II, del Ambiente y los recursos naturales, en el que se establece como temas a desarrollar: Recursos Naturales, Política Ambiental, Conservación de la diversidad Biológica y Área Naturales Protegidas y Desarrollo dela Amazonía.

LA EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL ECUADOR

Por: José Sánchez Narvaez

I

La Cuestión Ambiental en la Constitución Ecuatoriana

El tema ambiental está inserto en la vida democrática ecuatoriana desde la Constitución del Estado. En este sentido, el Artículo N° 1 define al Ecuador como: “un estado constitucional de derechos y justicia, social, democrático, soberano, independiente, unitario, intercultural, plurinacional y laico. Se organiza en forma de república y se gobierna de manera descentralizada. La soberanía radica en el pueblo, cuya voluntad es el fundamento de la autoridad, y se ejerce a través de los órganos del poder público y de las formas de participación directa previstas en la Constitución”.

Ecuador 1

Como puede verse, se remarca de manera unívoca el carácter social del Estado Ecuatoriano que, además, se identifica como plurinacional e intercultural. De allí se desprende una serie de derechos de la población en cuanto a su ambiente y su propio desarrollo.

Para remarcar esta idea central, este mismo artículo inicial hace referencia a los recursos naturales, definiendo que, “Los recursos naturales no renovables del territorio del Estado pertenecen a su patrimonio inalienable, irrenunciable e imprescriptible”.

Ecuador 0

Está claro que, a no dudarlo, el tema ambiental y la conservación de los recursos naturales es el tema central de la Constitución Ecuatoriana. Además, se perfila la convicción de que la población ecuatoriana, sin distingos de cultura o nacionalidad, tiene derechos inalienables que se derivan de su propia esencia y de su larga convivencia con su medio. Costa Sierra Amazonía.

El Artículo N° 3 trata de los deberes del estado, donde se encuentra una reafirmación de lo antes dicho, ya que compele al Estado a: “Garantizar sin discriminación alguna el efectivo goce de los derechos establecidos en la Constitución y en los instrumentos internacionales, en particular la educación, la salud, la alimentación, la seguridad social y el agua para sus habitantes”.

Ecuador 8

Podemos decir que este artículo prevé el cumplimiento de los derechos de todos los ecuatorianos y, al goce de éstos, en cuanto se refieren a los recursos y capitales, así como los servicios necesarios para una vida plena, saludable y sostenible que, finalmente se denomina el “buen vivir” (Articulo 3. Numeral 5). Este concepto de origen andino es sobrepuesto al de “desarrollo” ya que se adapta mejor a las condiciones ambientales, culturales y sociales de los países andinos.

La educación ambiental boliviana

Por: Carlos Mora

IV 

La Cuestión Ambiental en la Constitución del Estado Boliviano

Si el hombre no tiene otra posibilidad para sobrevivir que transformar su entorno, la capacidad para hacerlo y en un sentido favorable a la vida hoy, depende de la reconfiguración de aquellos espacios desde los que deliberadamente se hacen emerger a los sujetos o ciudadanos, espacio a los que llamamos instituciones educativas.

El diseño de estos espacios responde a lógicas orientadas a empoderar individuos o comunidades o desempoderarlas, siendo una clave para lograr lo primero el ofrecer las condiciones para la apropiación de todo el saber que es posible y todas las virtudes que son necesarias para orientarles en favor de la vida.La educación en Bolivia.0

En la Constitución de Bolivia se propone un marco normativo para la construcción de aquellos espacios, entendiendo que “La educación constituye una función suprema y primera responsabilidad financiera del Estado, que tiene la obligación indeclinable de sostenerla, garantizarla y gestionarla” (Artículo 77. I.)

Ahora bien, para lograr que individuos y comunidades se empoderen, se plantea a la institución educativo como un espacio “intracultural, intercultural y plurilingue”, es decir, se reconfigura el espacio en vista a acoger la pluralidad de saberes y prácticas producidas por todas las comunidades que conforman el Estado Boliviano, colocándoles en una relación dialógica, sin subordinación ni elementos homogenizadores, discriminatorios o excluyentes.

La educación en Bolivia

Si hay lugar en el que se cumple el dicto moderno “Saber es poder”, este es Bolivia, en el que los pueblos originarios lograron transformar radicalmente un entorno tan difícil para la vida humana merced al saber que lograron de su geografía, su fauna y su flora. Entendiendo que es el saber la clave para transformación del entorno no se puede excluir saber alguno, por ello: “El sistema educativo se fundamenta en una educación abierta, humanista, científica, técnica y tecnológica, productiva, territorial, teórica y práctica, liberadora y revolucionaria, crítica y solidaria” (Artículo 78. III.)

La educación en Bolivia.2

No podría Bolivia, desarrollar un marco normativo que  reconfigure todo el espacio educativo, si no es haciéndole “intracultural, interculturalidad y plurilingüe” (Artículo 91.II.) en todo sus niveles, lo cual incluye a la educación superior, además de establecer como uno de los elementos orientadores de su educación: “la conservación y protección del medio ambiente, la diversidad y el territorio para vivir bien” (Artículo 80. I.).

Se puede sobrentender el tema de educación ambiental en el de educación intercultural, y con ello justificar el que no se desarrolle de manera explícita en la Carta Magna Boliviana, considerando que el diálogo entre culturas al que se convoca en el espacio educativo, expandiría nuestro horizonte de comprensión de la relación del hombre con el entorno, sobre la base de ir más allá de las significaciones desarrolladas en la cultura occidental moderna, pero, en la medida que se trataba de producir cambios profundos en todas las dimensiones del espacio político que se esta fundando, parece una ausencia.

La educación en Bolivia.3

Es necesario reconocer que, en la Constitución Boliviana, la normativa sobre el medio ambiente está muy desarrollada y no podía faltar en el tema educativo, que aun cuando no es suficientemente, anuncio la ampliación del marco normativo a desarrollar en la ley de educación.

La educación ambiental en Bolivia

Por: Carlos Mora

III

 La cuestión Ambiental en la Constitución del Estado Boliviano

El hombre no puede dejar de transformar el entorno y con el transformarse a sí mismo, sólo así puede sobrevivir. Así pues, lo que tiene por decidir en el presente es: 1) Si opera estos cambios precedido por una visión del mundo en el que su relación con la naturaleza sólo tiene el sentido de buscar el goce sin límite, que es la imperante, o, 2) lo hace asumiendo uno visión del mundo que lo situé como garante de su conservación, para el bienestar de las “generaciones actuales y futuras” y “los otros seres vivos”.

Bolivia - Ambiente 0

En la Constitución Boliviana se apuesta por la segunda opción, que se encuentra de manera explícita en la Primera Parte, Título I, Capítulo Segundo, Artículo 9, inciso 6), en el que se establece como uno de los fines y función esencial del Estado el: “Promover y garantizar el aprovechamiento responsable y planificado de los recursos naturales, e impulsar su industrialización, a través del desarrollo y del fortalecimiento de la base productiva en sus diferentes dimensiones y niveles, así como la conservación del medio ambiente, para el bienestar de las generaciones actuales y futuras”.

Bolivia - Ambiente 1

Los constituyentes bolivianos, para dejar muy claro su apuesta por esta segunda opción, establecen en el Capítulo Quinto, “Derechos Sociales y Económicos”, Sección I, “Derecho al Medio Ambiente”, Artículo 33, que: “Las personas tienen derecho a un medio ambiente saludable, protegido y equilibrado. El ejercicio de este derecho debe permitir a los individuos y colectividades de las presentes y futuras generaciones, además de otros seres vivos, desarrollarse de manera normal y permanente”.

Así pues, resulta por demás interesante e importante de resaltar esta opción sostenida a lo largo del texto constitucional, en la que se puede apreciar una visión distinta del mundo y de la vida. El horizonte interpretativo del “derecho a un medio ambiente saludable, protegido y equilibrado”, se construye sobre la base del derecho de las “futuras generaciones” y del derecho que les asiste a los “otros seres vivos”.

Bolivia - Ambiente 3

Para confirmar lo dicho, otro Artículo Constitucional, el 108 del Título III, que versa sobre “deberes de los bolivianas y bolivianos”, que en los incisos 15 y 16 dice: “Proteger y defender los recursos naturales y contribuir a su uso sustentable, para preservar los derechos de las futuras generaciones, “Proteger y defender un medio ambiente adecuado para el desarrollo de los seres vivos”.

Bolivia - Ambiente 4

El espacio político creado por la Constitución de Bolivia responde a una lógica de construcción en la que un discurso ambiental radical y profundo sirve de basamento, lo que alcanza a sus relaciones internacionales, que se desarrollan según los principios de: “Defensa y promoción de los derechos humanos, económicos, sociales, culturales y ambientales, con repudio a toda forma de racismo y discriminación” (Artículo 255. II. inciso 3) y “Armonía con la naturaleza, defensa de la biodiversidad, y prohibición de formas de apropiación privada para el uso y explotación exclusiva de plantas, animales, microorganismos y cualquier materia viva” (Artículo 255. II. Inciso 7).

No entraremos a más detalle del desarrollo que se hace en la constitución boliviana sobre el tema ambiental, pero es indudable que nos encontramos frente a  una propuesta ambiciosa en la que esta presente el tema educativo que pesaremos a presentar.

La Educación Ambiental en Bolivia

Por: Carlos Mora

II

La cuestión Ambiental en la Constitución del Estado Boliviano

Que la Constitución del Estado Bolivia abre un nuevo escenario, incorporando y resignificando temas y concepto se evidencia desde su Artículo 1°, el que dice:

“Bolivia se constituye en un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías. Bolivia se funda en la pluralidad y el pluralismo político, económico, jurídico, cultural y lingüístico, dentro del proceso integrador del país”.

Estado Boliviano 1

Este artículo nos coloca frente a una nueva concepción del Estado, al introducir términos con los que se estructura una red de significaciones que dejan atrás a las son usadas habitualmente, sea en su concepción unitaria o federal clásica. Se apuesta por un concepción del Estado que garantice a las comunidades humanas, que comparten el territorio boliviano, condiciones en las que puedan realizarse los fines de los individuos que albergan.

La noción de Estado ya no remite a un espacio deliberadamente diseñado para homogeneizar y de esa manera construir sujetos idénticos, por lo tanto, desprovistos de su humanidad. El Estado  se concibe como espacio político unitario y plural, es decir, constituido por diversas “naciones”, que han decidido vivir juntas en una relación dialógica permanente, en el que sus diferencias, por radicales que fueren, se procesan sin sujeción o avasallamiento de una comunidades por otras.

Estado Boliviano 2

Así pues, el Estado de Bolivia se refunda en la idea de un Estado Plural en el que se acepta la diversidad en la unidad, en el que predomina el diálogo y se busca suprimir la violencia, que tiene origen en la dominación de unos sectores de la sociedad sobre los demás, en el que se propicia la construcción de un proyecto común que trascienda los valores propios de cada cultura, al mismo tiempo que permita la realización y su enriquecimiento.

Considerando lo anterior, queremos resaltar, la idea de un Estado “intercultural” cuyo propósito es el de garantizar una relación horizontal entre las culturas y las lenguas que cobija. En esta fórmula que nos ofrece la Constitución del Estado Boliviano, se busca superar la verticalidad y hegemonía ejercida por la cultura promovida por sectores sociales que durante mucho tiempo condujeron el Estado-Nación Boliviano.

 Estado Boliviano 3

También, la idea de un Estado en el que la recuperación de la noción de “comunidad” que persiste en los pueblos indígenas se le recrea en vista a cambiar su traza para adaptarlo a nuestras sociedades, con lo que se intenta superar la situación crítica creada por el Estado-Nación.  Así pues, la principal meta del Estado sería la “equidad”.

 Pero, Avancemos a lo que nos interesa revisar en la Constitución del Estado Boliviano, lo desarrollado en el tema ambiental, es decir, la relación de la comunidad humana con el entorno.

La Educación Ambiental en Bolivia

Por: Carlos Mora

I

La Cuestión Ambiental en la Constitución del Estado  Boliviano

El 2009 se aprueba mediante consulta pública una nueva Constitución Política del Estado en Bolivia, estableciéndose un marco normativo que introdujo cambios sustanciales en el país altiplánico.

Constitución Política de Bolivia 0

La carta magna boliviana del 2009 apuesta por la construcción de un espacio político que no tiene precedentes en el país altiplánico, como tampoco en América Latina y, después de 16 años, puede decirse que abrió un nuevo escenario incorporando y resignificando temas y conceptos, otorgándoles centralidad a cuestiones fundamentales para enfrentar los desafíos presentes y futuro.

Desde el preámbulo, se establece aquellas creencias básicas que delimitan el horizonte interpretativo de la constitución. Así, El proceso histórico boliviano se remonta más allá de la Colonia y la República. Que discurre en un ámbito, la sagrada Madre Tierra. Que acoge a las comunidades humanas diversas en cultura, en modos diversos de ser humano. Que se encuentran acompañadas de diversos seres a los que cría la sagrada Madre Tierra. 

En este preámbulo se hace un juicio del proceso histórico boliviano que tiene como punto de partida la colonia y es categóricojamás comprendimos el racismo hasta que lo sufrimos desde los funestos tiempos de la colonia”. Es la memoria del pueblo boliviano, que recoge las luchas, sublevaciones, las marchas y los mártires desde la que el juicio adquiere su fuerza cuestionadora del lo acaecido en la colonia, pero, también en la república y el neoliberalismo reciente.

Constitución Política de Bolivia 1

En el preámbulo, se hace un juicio negativo del pasado pero se apuesta por el futuro, al que se mira con optimismo, como resultado de un obrar dirigido a la construcción de un Estado en el quepredomine la búsqueda del vivir bien”.

En una perspectiva histórica la constitución del 2009, refunda Bolivia, como pachamama que vuelve a acoger modos de ser humanos y no humanos, con el que se espera iniciar una nueva historia.

Es necesario comprender el nuevo discurso que se instala en Bolivia desde su constitución, nos ayuda a comprender su marcha y a dar con el alcance de sus propuestas en el tema que nos toca presentar, el ambiental y en su momento el de la Educación Ambiental.

Contribuir a la emergencia de una ciudadanía ambiental regional